Todos necesitamos nuestro propio espacio, pero los peques de la casa más que nadie. Al fin y al cabo, ellos van a pasar muchísimas horas en su cuarto y ese será el sitio donde duerman, jueguen, estudien o convivan con otros niños. Por lo tanto, es esencial que estén a gusto con su habitación, y no solo que esta sea funcional, sino también que esté decorada a su gusto. En este artículo te daremos algunos consejos para que los niños puedan elegir su habitación.  

1. Ten en cuenta lo que no se puede cambiar

Puedes dejar a los niños elegir muchas cosas, pero asegúrate de que las que van a ser para siempre tienen que estar bien elegidas, como el armario o el escritorio. También la distribución, aunque es más sencilla de cambiar. Si dejas que los peques tomen decisiones demasiado relevantes a largo plazo, podéis acabar arrepintiéndoos.  

2. La pintura de la pared

Dejar al niño elegir la pintura de la pared es una gran idea, ya que eso les motivará después a hacerles sentir que es «su cuarto». Tendrán miles de opciones para elegir, y a partir de ella, se puede escoger el resto de decoración. Si temes que puedan elegir un color demasiado estridente, siempre puedes darles a elegir entre varios que hayas escogido tú previamente.  

3. A la cama: sábanas infantiles y colchas

Una de las cosas que los niños sin duda disfrutarán eligiendo es la ropa de cama. Actualmente hay ropa de cama infantil de muchísimos tipos, con todos los dibujos que podamos imaginar. Tener unas sábanas o un nórdico con sus personajes favoritos sin duda hará que el momento de irse a la cama sea toda una delicia. 

Además, como las sábanas infantiles se cambian cada cierto tiempo, la ocasión requerirá comprar ropa de cama juvenil. Así, cuando tu hijo o hija crezca más seguirá disfrutando de sus sábanas juveniles, más maduras pero sin perder su espíritu.  

4. El resto de la decoración

Hay muchas más cosas que pueden servir para decorar el cuarto, como cojines, alfombras o cortinas. Te recomendamos que llegues a un consenso con tu hijo para elegir una paleta de colores que combine, pero a partir de ahí, déjale elegir los diseños que quiera. Hay miles de motivos: dinosaurios, naturaleza, dibujos animados, coches, princesas… que le harán sentir su cuarto como su paraíso personal. 

Dale a tu hijo libertad para que escoja los objetos de decoración como más le apetezca. Al fin y al cabo van a ser suyos. También puedes sorprenderle en Navidad o su cumpleaños con algo especial para su habitación. 

5. Atento a sus necesidades

Que el cuarto del peque le tiene que gustar es indudable. Pero como padre o madre, tu trabajo también va a ser estar atento a lo que necesita. ¿No puede guardar sus juguetes porque le falta espacio?¿No ve bien cuando se sienta a hacer los deberes porque le falta luz? Esto se puede solucionar rápidamente, así que estate atento para complementar con lo que haga falta. 

En conclusión, si quieres que tus hijos disfruten del tiempo que pasan en su habitación, dales libertad para elegir la decoración. Así será más fácil que se sienten a hacer los deberes cuando toque, que se vayan a la cama a la hora o que la tengan ordenada. Eso sí, tú eres quien debe estar atento a aquellas cosas que ellos no pueden controlar tan bien. Piensa a largo plazo y soluciónales todos los problemas antes incluso de que se presenten. 

Siguiendo estos consejos te asegurarás de que tus hijos sean muy felices en su nueva habitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *